CRISTIAN BERRIOS ARQUITECTOS

MIRADA URBANA – DIARIO EL SUR

2018

.

Mirada Urbana – Diario  El Sur  2018.12.30

«Concepción de la ciudad como reflejo de los anhelos citadinos»

 

.

Concepción de la ciudad como reflejo de los anhelos citadinos

“La manera en que la gente desea vivir debería expresarse en la manera que se construyen la ciudades”

Richard Sennett

El debate sobre el futuro de la ciudad de Concepción siempre ha sido un tema de interés para los penquistas, mismo interés que se ve reflejado en permanentes reportajes o entrevistas que aparecen periódicamente en la prensa local.  Son variados los temas que en este último tiempo han saltado a la palestra: un metro para Concepción; la altura de los edificios;  la densidad ideal; etc. Todos estos temas parecen discutirse como garantes sine qua non sobre la mejora urbana de Concepción.

Personalmente creo que dirigir los esfuerzos sobre la discusión sesgada de la pertinencia de un metro; de la altura de los edificios o de la densidad ideal, se discuten sobre una base anodina de la inmediatez.  En todos estas propuestas, por cierto de interés para la consolidación de la ciudad,  carecen de trascendencia  bajo la omisión de una pregunta que daría sustrato y sentido a las futuras acciones  o propuestas para la urbe: qué ciudad quiere ser Concepción para entrar en comunión con los anhelos de la sociedad  penquista, como soporte de una sociedad que ha visto interrumpido su continuidad histórica arquitectónica y urbana debido a las consecuencias de los cíclicos terremotos.

Este tipo de ejercicio, que obliga detención y reflexión, permite articular intereses cruzados entre los diversos actores locales y las diversas voluntades que se cruzan en un sistema tan complejo como es la ciudad. Una planificación urbana que orienta su voluntad hacia un fin en común y no el progreso por el progreso, o lo que es peor, lo nuevo por lo nuevo, concentra esfuerzos y orienta la decisiones hacia el fortalecimiento del desarrollo de una identidad local, y de esta acción  como una síntesis de las diversas necesidades que Concepción requiere para asumir su condición de metrópolis cultural, universitaria, industrial, financiera, etc. Concepción debe asumir su condición metropolitana, de manera autónoma, pero con la conciencia de ser parte de un sistema mayor regional, nacional y continental.

Trazar un acuerdo de ciudad, que asume su pasado, reconoce su condición actual y proyecta su futuro, permitirá orientar las acciones venideras dentro de una planificación de corto, mediano y largo plazo. Surgirán una serie de respuestas de que darán sentido a las futuras acciones de infraestructura, equipamiento,  habitacionales y de espacio público; dando por superado ideas u opiniones sobre el futuro de la ciudad de forma reactiva y/o oportunista, orientando los esfuerzos hacia una idea de ciudad mancomunada, una urbe que es capaz de comprender las necesidades reales de la sociedad penquista.

Una planificación urbana que pone en el centro de la discusión a las personas, el cuerpo social en toda su complejidad, dará sentido a los futuros proyectos y obras dentro de orden mayor que va articulando la idea de un Concepción que esta sociedad se merece,  un plan que sus habitantes son capaces de comprender y dar sentido, aceptando nuestra condición actual, pero con la conciencia de que se está en vía de consolidación hacia  una ciudad mejor. En otras palabras, establecer una política urbana  que atienda las necesidades locales y  socializadas entre los penquistas, de manera de comprometer en esta construcción un imaginario a cada ciudadano, hecho que probablemente ayudaría a subsanar   otra carencia de sus habitantes, la falta de identidad y arraigo con esta ciudad fundada en 1550 y que lleva por nombre la síntesis del acto creativo: Concepción.

.

< >